Enfrentar la soledad en compañía

feb 11th, 2013 | By | Category: Psicología, Psicología

Las maletas llenas de recuerdos: Fotografías, libros, ropa que nos regalaron a última hora…finalmente serán los  vínculos con nuestras raíces una vez que decidimos salir de España y ello se convertirá en parte fundamental de la forma en que nos mantengamos allegados a nuestros orígenes.
 

La Soledad del emigrante

Evita la soledad / Fuente: Maia Stefana Oprea

 

Ya sea que decidamos mudarnos en la misma Europa y que sólo estemos a dos o tres horas de nuestro país o bien en las antípodas australianas, el hecho de migrar, genera un cambio de ambiente que muchas veces nos hacen sentir soledad ante la ausencia de familiares directos o de amigos de toda la vida, dicha soledad puede representar un peligro para la vida personal como social, por lo que tenemos que afrontar el cambio y asumir que tanto la nueva vida como nuestro pasado se han vuelto uno mismo y es necesario hacer un equilibrio.
 

El profesor y psicoanalista Fernando Valadez Pérez aconseja en primer lugar no olvidar de dónde venimos. Hay que estar en continuo contacto con nuestras familias y amigos; aprovechar la explosión tecnológica de los medios de comunicación que posibilita que el vínculo sea ahora más fuerte. Basta recordar que hace apenas unas décadas alguien que emigraba tenía que enviar cartas a la familia y podían tardar una eternidad en llegar, cuando llegaban. Hoy existe la posibilidad de establecer contacto con nuestros seres queridos en el mismo instante: el email, telefonía, videoconferencia… Es precisamente esta última opción la que recomienda Valadez Pérez.

 

Evitar romper el nexo hacia los orígenes permite que los cambios que tienen nuestros familiares y amigos nos hagan sentir parte de los mismos y las ausencias sean menos dolorosas, así como las alegrías más intensas porque se aprecian más. La sugerencia de Valadez Pérez es hablar una vez al día si se puede. En el caso de cambios horarios de más de 4 horas, como por ejemplo un inmigrante en Estados Unidos o en Laos, la sugerencia es que los contactos sean semanales. Pero es importante hablar con regularidad. “Hay que sacar tiempo para las familias”, resaltó el experto en migración.
 

Vida nueva, nuevos retos

 

Iniciar una vida alejada de lo que hemos sido toda nuestra vida genera sentimientos ambivalentes que pueden desembocar en deseos de aislamiento. Muchas personas evitan contactar con los nativos del país en que residen por temor a perder la cultura o las costumbres originarias, “pero eso tarda generaciones” comentó Valadez Pérez, quién pide evitar tanto los guettos como el aislamiento, y por el contrario, recomienda buscar una red de vínculos que permita traspasar poco a poco las barreras culturales, lo que permitirá una adaptación sana y gradual. Sin embargo la experiencia de millones de personas que emigran demuestra que siempre hay personas de gran calidad humana que saben acoger, y que precisamente son una mayoría frente a los xenófobos.
 

 El crear relaciones es exponencial y positivo, por lo que a medida que más conocemos, más nos integramos y nuevas personas aparecerán, con lo que tendremos nuevas oportunidades laborales y emocionales


Una buena forma de buscar redes sociales o de vínculos en la nueva ciudad es el deporte y el arte. También puede ser la vida nocturna, sin embargo hay que tener cautela ya que el alcohol hace un acercamiento no profundo y puede generar más sentimientos de soledad.

 

De acuerdo al doctor Valadez, es necesario cuestionarnos: ¿Es útil mi actitud? Las redes sociales que vamos tejiendo son ayudas potenciales para situaciones críticas. Por ejemplo, en el caos de desempleo te pueden ayudar a buscar uno nuevo, a la protección médica, a saber sobre tus derechos u otro tipo de ventajas que van desde dónde comprar más barato a solucionar problemas de una manera más sencilla que conocen en base a la experiencia.
 

Como si fuera una bola de nieve, el crear relaciones es exponencial y positivo, por lo que a medida que más conocemos, más nos integramos y nuevas personas aparecerán, con lo que tendremos nuevas oportunidades laborales y emocionales que ayudarán a que nuestro ecosistema social sea más amplio, variado y provechoso.

 

El idioma, como puente intercultural
 

Sin duda alguna el principal handicap para las relaciones fuera de nuestro país es el idioma. A no ser que vayamos a alguno de los países donde el español es la lengua principal, tenemos que tener claro que debemos adaptarnos y aprender lo más rápido la lengua.
 

En el caso de parejas o matrimonios es necesario que su hogar no se convierta en un asilo del español. Hablar en alemán, inglés, portugués…el idioma que sea autóctono ayudará a ambos a evitar una soledad del resto de la sociedad y obligará al esfuerzo mutuo y a como ya lo habíamos mencionado, una gran recompensa social, psicológica e incluso de salud mental.
 

Fernando Valadez Pérez es médico egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) en 1970 y tiene 40 años en Docencia y Capacitación en temas de Grupos Humanos, Salud Mental, Psicoanálisis, Migración entre otros temas.
 

Es fundador de la Especialidad en Atención Psicológica a Migrantes (UIC) y fue Director Técnico de los Centros de Integración Juvenil A.C.

Si te gustó o crees que ayudará, compártelo

    Tags: , ,

    Leave a Comment