Mil días en Alemania con Miguel Martínez Rabanal

feb 11th, 2013 | By | Category: Entrevistas
1000 días en Alemania con Miguel Martínez

1000 días en Alemania con Miguel Martínez / Fuente: Miguel Martínez

Miguel Martínez Rabanal, licenciado en Periodismo, decidió dar un giro a su vida hace más de tres años. Romper con el círculo habitual, salir de la zona de confort y afrontar las incertidumbres de una vida en un país extranjero, donde no conoces a nadie. Fue un reto personal. Dejó su trabajo y junto a un compañero de trabajo decidieron irse a Berlín.
 

No era la primera vez que Miguel salía de España. Su pasaporte ya marcaba las estampillas de países latinoamericanos mientras que había hecho algún que otro giro por dentro de la Unión Europea. Pero sí fue la primera vez que comenzaba a vivir en un idioma y una cultura desconocida.
 
Tras casi mil días en Alemania, Miguel ahora se dirige hacia Latinoamérica, sin embargo dejó para Global York su experiencia en el país centroeuropeo.

 


Llegaste a Alemania sin saber el idioma, algo muy común en España. Pasaste un período de adaptación y aprendizaje, ¿cómo planeaste ese tiempo hasta que pudieras valerte en lengua germana y encontrar un trabajo?

 

En Alemania el dinero depende mucho del sitio. No es lo mismo Stuttgart o Múnich que Berlín. Para ir a Berlín se calculan unos 3.000 euros para tres meses. Eso sería suficiente. Si te quieres quedar más tiempo, necesitas más. 
Yo por ejemplo en Bremen pagué 115 euros de alquiler al mes y en total suelo gastar unos 750 euros. No salgo todos los días, soy bastante austero, pero tampoco estoy todo el día en casa: compro, cocino, salgo a comer fuera… más de 800 euros no me suelo gastar.
 

En Berlín con unos 600 euros sobrevives. Si tienes más, evidentemente mejor. Una habitación cuesta alrededor de 240-250 euros, y si te sabes controlar, yo creo que con 600-650 euros al mes en la capital alemana sobrevives.
 

Bremen

Bremen / Fuente: Miguel Martínez


 


Y durante ese tiempo aprendiste alemán, partiendo desde cero…

 
Cuando llegué a Alemania había estudiado en el Instituto de Idiomas de la Universidad de Sevilla. Tenía el nivel A1, no llegaba de cero, pero era como el 0,1. Hallo, wie geht es dir y cuatro chorradas más.
 

Los problemas de llegar a un sitio donde no conoces el idioma son bastantes. Para buscar piso no es como en España, que vas a la inmobiliaria. Tienes que hacer entrevistas personales con los que vas a vivir, el competir por una habitación con gente alemana o que habla alemán, que habla inglés perfectamente y tú no. Es una putada, no te sientes de segunda clase pero sí con menos posibilidades.
 

Para buscar un trabajo, yo estuve al principio un año sin trabajar. Tenía el dinero ahorrado y necesitaba un tiempo para mí. Pero también es cierto que es complicado. Hay un salto, una falsa creencia en España que están inyectando los medios de comunicación, que si no sabes alemán da igual porque puedes trabajar hablando inglés. Está bien, en algunas profesiones sí, porque conozco gente, conozco a informáticos, que hablan muy poco alemán o nada y hablan en inglés. Allí tienen a gente de todos sitios y la lengua vehicular es el inglés. O algunos ingenieros que les permiten trabajar en inglés. Es cierto pero también que les obligan, les animan a que aprendan alemán.
 

(Hay) gente que creen que en Alemania solo se alimentan con salchicha y cerveza, es cierto pero puedo decir que la gastronomía alemana es amplísima



¿Cuánto tardaste en poder hablar este idioma que tiene fama de imposible?

 
Yo creo que eso es muy relativo. En mi caso estuve unos nueve meses en una academia de alemán con un curso intensivo que eran tres horas y media todos los días de lunes a viernes. En teoría yo llegué al nivel C1, hice el examen oficial del B2, que ya eres un usuario bastante independiente.
 

El nivel B1, que es la mitad de los niveles que hay y se supone que te acredita como usuario independiente, es lo mínimo para vivir y encontrar una especie de trabajo.
 

Pero es la teoría, porque en la calle si no tienes trato, si no tienes vocabulario y no entiendes a las personas, el nivel no sirve para nada.
 

Yo cuando realmente sentí, empecé a pensar que aprendí la lengua, es cuando empecé a trabajar, al verte obligado a hablar en su idioma, con tus compañeros de trabajo, todo en alemán.
 


Y una vez dominado el idioma, ¿cómo lograste trabajo?

 
En el Instituto Iberoamericano entré gracias a una beca Argos que concede el Gobierno de España (es Europeo, nota del autor). En este caso la Universidad de Salamanca que es la que lo gestionó. Te permite hacer una práctica en el extranjero por un determinado tiempo, entré así.
 
No me pagó el Instituto Iberoamericano directamente, me pagaba la beca el gobierno de España, pero después estaba contento con mi trabajo y también uno de los que estaba allí se dio de baja, quedó una plaza libre y me contrataron luego aparte.
 

En el Instituto Cervantes en Bremen quedó una plaza libre, eché el curriculum vitae y me llamaron.
 

Tres años repartidos entre Berlín y Bremen. Berlín la conoce todo el mundo, es casi un imán para españoles y no españoles pero, Bremen es más desconocida ¿Qué tal la vida allí?

 
Yo dije cuando vine de Berlín a Bremen, “¡a ver qué coño hago yo aquí!”, “vaya mierda que va a ser esto, esto es un cambio gordo…” En Berlín muchísima gente, mucha gente extranjera, conciertos… en Bremen seguro que no.
 
Pero me sorprendió muy gratamente. La ciudad es pequeña, unos 500,000 habitantes, aunque es muy extensa. Le llaman un pueblo con tranvía. El centro es muy pequeño y puedes ir andando. La calidad de vida también es más alta que en Berlín, no tiene comparación, conozco muchas ciudades de Alemania, y te aseguro que es la mejor que donde he estado. Ni Hamburgo, ni Múnich ni Berlín.
 

Si fuera una ciudad española, ¿cuál sería?

 
Podemos decir que es Valladolid: pequeñita, tranquila, pero tiene bastantes cosas que hacer. Puedes ir andando a los sitios, todavía no tiene un nivel de migración como Madrid, como Murcia… Aquí, aunque cada vez menos, sigue llamando la atención que siendo español les llame, se lo toman todavía como, no atracción…pero en Berlín están hartos de extranjeros.
 

Los Músicos de Bremen / Fuente: Miguel Martínez

 


Piensas que has absorvido algo de la cultura alemana

 
Inevitablemente cosas de la cultura alemana, seguro, llevando tanto tiempo aquí. Por ejemplo conoces cosas tan absurdas como no pegar voces al hablar, bajar el tono, cada vez que viene gente a visitarme como mis padres, vamos en el tranvía, y le digo shh habla bajo; aquí hablan muy bajo; el caracter cívico, valerte por ti mismo, ser tolerante…eso puede aplicarse a otros sitios.
 
Uno de tus vicios es comer. Tienes un blog de comida llamado Recetas Tradicionales y ahí se rompe un poco la idea de la comida germana, muy diferente de la cocina española pero también muy rica. ¿Qué te ha sorprendido más de la cultura culinaria teutona?
 
Es uno de los estereotipos, es lo que un amigo y yo llamamos el catetismo ilustrado. Son gente que creen que en Alemania solo se alimentan con salchicha y cerveza, es cierto pero puedo decir que la gastronomía alemana es amplísima y creo que aunque no llega en la variedad de España, especialmente en el pescado, tienen una variedad que antes de venir no me imaginaba y me gusta mucho, soy un firme defensor.
 
Hay una especie de pastel de carne que se llama el Leberkäse que me gusta mucho, te lo suelen servir con papas al horno y huevo frito, con bacón. Es grasa pura, pero me gusta mucho. Creo que los típicos Schnitzel, el filete empanado de toda la vida pero ellos lo hacen muy buenos.

Viajas para América Latina. De nuevo a la aventura. Si no funcionara, ¿te gustaría volver a Alemania?

 
Espero que en México vaya bien, sino va bien, por cualquier cosa, me plantearía volver otra vez a Alemania, a España ni de coña. Tendría que verlo, pero ademásantes que a Berlín vendría a Bremen.
 
Eso sí, un último consejo. Que no piense la gente que no están vendiendo en los medios de comunicación que vas a llegar y encontrar el trabajo de tu vida en 2 días. Vas a tener que currar, aprender alemán y no es que sea fácil, pero merece la pena. Venir a Alemania, ha sido la mejor decisión que he tomado en mi vida. Animo a la gente que venga para acá.
 

Si te gustó o crees que ayudará, compártelo

    Tags: , , , , , , ,

    Leave a Comment